Make your own free website on Tripod.com

        UN MUNDO SEPARADO POR EL MISMO DIOS

          Reseña personal del WebMaster

 

Tras el anuncio de temporal separación del mítico grupo Mecano en el año 1993 (conformado por Nacho Cano, Ana Torroja y José María Cano), el primero en lanzarse a la aventura en solitario es Nacho. En 1994 firma contrato con la discográfica Virgin, y ese año lanza en España su primer proyecto: Un mundo separado por el mismo dios. No era primera vez que el menor de los hermanos Cano mostraba su música al margen de Mecano, pues –aparte de las numerosas colaboraciones como productor, arreglista y compositor que realizó para otros artistas- ya a finales de los setenta (antes de Mecano) formó parte de un grupo llamado Prisma –que no vio luz durante mucho tiempo- y en 1986 lanza junto a Germán Coppini un Mini-LP. Sin embargo, el ambicioso proyecto Un mundo separado por el mismo dios representa su primera obra totalmente en solitario.

 
 


      

En un principio, este proyecto musical fue concebido por Cano para ser representado escénicamente, como un espectáculo musical con elementos visuales y multimedia. Esta primera idea finalmente resultó en un disco con piezas musicales independientes, pero todas unificadas de forma homogénea bajo un mismo concepto: mostrar –como una inquietud humana, filosófica, religiosa de su compositor- cómo la diversidad de razas, costumbres, religiones, cultura, puede devenir en conflicto, división, conflicto, guerra... o en armonía, unión, amor, paz... la decisión final queda en manos del hombre. Este concepto ideológico es plasmado musicalmente en piezas básicamente instrumentales, enmarcadas en lo que se ha denominado música new age, con atisbos de sonido pop. Lanzado el álbum, la crítica no se hizo esperar: de lo más positivo a lo más negativo, Nacho es blanco de un sin fin de flechas críticas... hay quienes admiran su nueva propuesta, tan alejada

 

 
 


                                                                                                

 

 

de lo que siempre mostró en Mecano... hay quienes lo detractan por una actitud de exagerada presunción ante una obra que no aporta nada original... En fin, no en balde Nacho siempre ha sido llamado el enfant terrible de la música española. De lo que no cabe duda, es que Un mundo separado por el mismo dios despierta interés, curiosidad. Y las ventas no fueron nada despreciables.

En 1995 el disco trasciende el mercado español y es lanzado, en diferentes ediciones, para los públicos inglés, francés, alemán y latinoamericano, y Cano visita diferentes países de América en plan promocional. Este mismo año, Nacho se permite un lujo que, según sus declaraciones, resultaba ambicioso y costoso: la

 
     

    

           

presentación de Un mundo separado por el mismo dios en versión concierto, pero más que una gira en directo, el concepto consistía en mostrar un espectáculo visual-musical con extractos del álbum, en espacios pequeños y con un público no numeroso, buscando crear la intimidad necesaria que el disco y el espectáculo plantean. Así, realiza una serie de presentaciones en España, y de nuevo la crítica –para bien y para mal- se vuelca sobre el músico.

Cinco singles sirvieron de promoción al álbum durante los años ’94 y ’95: “El patio”, “El profesor de danza” y “Un mundo separado por el mismo dios”  -apoyados por vídeos- fueron los más representativos. El primero -el más radiado tanto en España como Latinoamérica- fue adoptado además como tema bandera para una serie de anuncios del Tesoro Público de España. Además, se lanzaron –con paso casi desapercibido- “El waltz de los locos” y “El país de los cementos”. En el mercado inglés se promocionan dos singles: “The patio” y “The dance instructor”

 
                                                                                                   

                                                                                                     

 

 

 

                                                                                                                                                                                            DAVID PUIGMARTÍ

drpr@eresmas.com